El pez payaso

lunes 27 de junio de 2011 - 11:42 a.m. 5137
Ads Relacionados

El pez payaso o pez anémona (Amphiprion ocellaris), es otro de los muchos animales que nos deleita con su presencia en los arrecifes coralinos del Pacífico.

El pez payaso

Destaca por sus atractivos, impactantes y vivos colores. Su patrón de coloración va desde el amarillo al rojo, pasando por naranja con bandas blancas bordeadas en negro, lo que le sirve de perfecto camuflaje para pasar desapercibido entre las anémonas.

Según qué especie, la longitud media de estos animales suele estar entre 6 y 15 cm siendo las hembras normalmente más grandes que los machos. La longitud de cada individuo lo marca la jerarquía que ocupe dentro del grupo siendo el macho y la hembra dominante los individuos de mayor tamaño.

Durante su vida pueden cambiar de sexo según su entorno y madurez como en el caso en que la hembra dominante muere o la expulsan del grupo, cambiando el macho dominante a hembra afectando a la jerarquía de los demás machos de la colonia.

Otra característica a mencionar es que son peces muy territoriales defendiendo a ultranza la anémona que ocupan. Se alimenta de mejillones, gambas, plancton e incluso algas, de ahí que sean considerados animales omnívoros.

Los peces payasos forman una simbiosis perfecta con las anémonas de su entorno, estando su supervivencia íntimamente relacionada a la de la anémona. Esta relación simbiótica consiste en la limpieza de la anémona por parte del pez payaso de sustancias perjudiciales para ésta.

Además se piensa que los colores vistosos del pez payaso actúan como cebo para la atracción de otras especies hacia la anémona. Mientras tanto la anémona le proporciona cobijo y protección frente a los depredadores.

Las anémonas son depredadores que cazan a sus presas con los nematocitos; armas que esconde en sus tentáculos y que son realmente efectivas, ya que, son células muy especializadas que contiene aguijones venenosos. Con estos aguijones inyecta el veneno paralizante a su presa para posteriormente introducirla en su estómago y digerirla.

Lo realmente curioso es que el veneno de la anémona no surte efecto en los peces payasos, habiendo varias teorías que explican el suceso.

Los últimos estudios indican que lo que provoca que el pez payaso no corra peligro en los tentáculos de la anémona es una cubierta mucosa con inhibidores de nematocitos, lo que hace que el pez se convierta en invisible para la anémona y por tanto no le ataca.